Si dirías que lo has probado todo y nada ha funcionado y por ese motivo te ves obligada a recurrir al castigo para que tus hijos te hagan caso, te interesa el vídeo de hoy. Voy a profundizar en el impacto negativo del castigo como herramienta de disciplina, y te ofrezco alternativas mucho más sanas, que aportan bienestar a la relación.

Al fin y al cabo, estoy segura de que lo que más te importa es cultivar una relación basada en la conexión y el respeto mutuo, ¿no es así?

Te envío un cálido abrazo y nos vemos en el próximo vídeo.

Responder

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies