¿Será mi hijo hiperactivo?

A menudo me encuentro en la consulta con mamás de niños muy pequeños a las que, en algún momento, se les ha aparecido el fantasma de la hiperactividad, o del déficit de atención, o de ambas a la vez. ¿Tendrá mi hijo esa horrible cosa llamada TDAH?

Tienes un niño muy movido, que corre y salta y parece que le hayan dado cuerda para todo el día y empiezas a fantasear con la aterradora idea de que pueda ser hiperactivo. O bien, tu hijo se distrae viendo pasar una mosca, no te escucha cuando le hablas o le cuesta mantener la atención en las tareas o juegos y te tiemblan las rodillas imaginando que pueda tener déficit de atención. ¡Tranquila!

Este post no pretende ser un juicio contra la existencia o no del TDAH. Se trata este de un debate muy complejo en el que ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo. No voy a ser tan temeraria como para decantarme por una hipótesis o la otra.

Más bien me gustaría poner sobre la mesa dudas que surgen en torno al tema y plantear una forma un poco distinta de ver las cosas. Mi manera de hacer cuando alguien me consulta y lo que hago con un niño que viene diagnosticado con TDAH.

Cada vez más expertos piden precaución con el diagnóstico y el tratamiento del TDAH. Hay muchos intereses de por medio (léase farmacéuticos), cada cual intenta venderte su moto. Muchas páginas web dedicadas a este trastorno están patrocinadas por empresas farmacéuticas. Cuidado dónde te informas. No permitas que te metan el miedo en el cuerpo. Ante todo, precaución y mucho sentido común, mamá.

La medicación

En la mayoría de casos, el tratamiento para niños diagnosticados con TDAH incluye medicación, en concreto metilfenidato y atomoxetina. ¿Adónde nos lleva eso?

  • A niños medicados desde muy pequeños. ¿Quiero que mi hijo incorpore un modelo de “Me tomo la pastilla X, que me hace sentir mejor a corto plazo, que me hace funcionar mejor en el día a día, y me olvido del tema”? Te aseguro que no hace falta esforzarse mucho para que los adultos lleguemos a depender física y psíquicamente de un medicamento, o de una droga. Tengo adultos en consulta que han estado enganchados al cannabis (sí, señoras, es una droga adictiva) y, por supuesto, ni hablemos de los antidepresivos. Cuidado, no estoy diciendo que nunca jamás bajo ningún concepto haya que tomar ningún medicamento. Creo que está claro, ¿no? Solo digo que mucho cuidado con la sobremedicalización de las personas, y las implicaciones de ello, no solo físicas sino también psicológicas.
  • A encubrir con la medicación síntomas que deberían tratarse como lo que son, síntomas de algo más serio que puede estar pasándole al niño. Es como cuando me tomo un ibuprofeno porque me duele la cabeza. El dolor se me pasa, claro, pero ¿por qué me dolía la cabeza?
  • Contraindicaciones y efectos secundarios del metilfedinato: retraso del crecimiento, no se puede administrar a niños menores de seis años; puede provocar insomnio y anorexia.
  • Respecto de la atomoxetina: aumento de la frecuencia cardíaca; pérdida de peso, que puede derivar en retraso del crecimiento; síndromes gripales; efectos sobre la presión arterial; vómitos y disminución del apetito.

La modificación de la conducta

También se recomienda terapia de modificación de la conducta. ¿Cuál es el problema de ese tipo de terapia?

  • Principalmente, el “amordazamiento” de los síntomas. A mi juicio, la terapia conductual pone una tirita en una herida. ¿Sirve la tirita? Sí, claro, pero no la cura. En lugar de eso, preguntémonos qué le está pasando al niño para que necesite actuar como lo está haciendo. ¿De qué necesita distraerse? ¿Qué le está agitando? Para eso hay que bucear en la emoción, trabajar con el cuerpo. Y tocar herida, claro.
  • Tal vez ese tipo de terapia cambie la conducta del niño, disminuya o erradique aquellos síntomas que “molestan” a su entorno, incluso a él mismo, pero ¿dónde quedan sus angustias, sus temores, sus miedos? ¿Quién se las escucha? Tal vez, en lugar de intentar cambiar la conducta del niño, habría que cambiar algo (o mucho) de su entorno.
  • Da la sensación de que estamos simplificando muchísimo el psiquismo del niño, ¿no? Muestras un problema de conducta, te lo corrijo y a otra cosa, mariposa. Prefiero trabajar con un niño sabiendo que su síntoma me está informando de que está sufriendo, de que tiene alguna dificultad (la que sea) y que juntos bucearemos en ella para que la resuelva, a su ritmo y a su tiempo.

Los expertos afirman que muchos niños diagnosticados de TDAH están en procesos de duelo, han sufrido muchos cambios (adopción, migración…) o han sido víctimas de violencia, abuso sexual incluido (Bleichmar, S., 1998; Touati, B., 2003; Janin, B., 2004). Ojo al dato.

La escuela

Su hijo no atiende en clase, señora. No termina las tareas a tiempo, se distrae demasiado. 

¿Te has preguntado, maestra, si la dificultad la tienes tú? ¿Si la forma en que transmites interesa, estimula, fomenta el amor por el aprendizaje? ¿Por qué siempre tiene que ser el niño el problema? Tal vez seas tú, tal vez sea el sistema educativo en su conjunto.

Vete a mirar escuelas no directivas y verás que allí no hay niños distraídos ni hiperactivos. Un niño que no te atiende puede ser un niño que se concentra poderosamente cuando algo le interesa.

Lo veo cada día en mi consulta. Ayer le propongo a un niño la lectura de un cuento que A MÍ me interesa leerle para tratar un tema determinado y él prefiere que le hable de Harry Potter, o de La guerra de las galaxias, y vaya que si atiende entonces. Con los ojitos bien abiertos y sin perder detalle que lo tengo. Cuando yo sigo al niño, el niño me muestra lo que quiere. ¡Es muy fácil, en realidad!

Pero, en fin, el tema de nuestro sistema educativo da para mil millones de posts y casi que prefiero no tocarlo, que me enciendo.

Ahora, me interesa mucho tu opinión. ¿Qué reflexiones, dudas, preguntas, te surgen al hilo de este post que enriquezcan el debate? ¿Eres mamá de un niño diagnosticado con TDAH? ¿Qué nos puedes aportar de tu experiencia?  ¿Te sientes confundida, frustrada, impotente, angustiada? Queremos oírte. Siéntete libre de comentar lo que necesites, este espacio es tuyo.

Por favor, comparte este artículo en las redes sociales con cualquier amiga que pueda estar preocupada por el tema.

Un cálido abrazo y hasta el mes que viene.

i_firma_olga.png

 

Marzo 26, 2015

Click Here to Leave a Comment Below

Maria - Julio 13, 2017

Buenas noches Olga, muchas gracias por todos los temas que tocas en tu blog, son muy interesantes.
Yo tengo un hijo de 10 años que desde que ha ido al cole siempre nos han dicho que es muy inquieto y que da mucha guerra en clase, en casa también, pero es distinto que la de en casa que en el colegio, yo me preocupo un montón. Él tiene muchos amigos, pero la verdad que es mandón en los juegos y le encanta tener el balón cuando juega al fútbol y a veces los compañeros se quejan y con razón. Las notas de momento también son buenas, aunque algunas veces para que estudie nos cuesta más de un lloro porque no se quiere poner a estudiar, o porque se pone y a lo mejor está toda la tarde y no ha estudiado nada, pero los deberes los hace sin problema.
El colegio en ningún momento nos habló de TDAH,pero nosotros debido a todos estos problemas que he contado comenzamos a llevarlo a una psicóloga, había veces que mejoraba su actitud, otras temporadas iba para atrás, hasta que ha llegado un momento que nos ha dicho que hay que medicarlo porque su comportamiento no mejora,a mí se me ha caído el mundo encima, entonces lo hemos llevado a un psiquiatra infantil y le ha hecho un test al niño y otro a nosotros y ha dicho que sí es TDAH y que hay que medicarlo, que si nosotros lo aguantamos bien que esperamos a que pase el verano. En el colegio nos han dicho que no le mediquemos, que sigamos con normas, límites y consecuencias.
Tú que me aconsejas?.

Muchas gracias a ti Olga y a todas las madres por las experiencias que habéis contado.

Saludos

Reply
    Olga Marín - Julio 17, 2017

    María,
    Yo seguiría el consejo del colegio. No entiendo muy bien ese diagnóstico en tu hijo por lo que explicas en tu comentario, pero sé del cierto que hay un sobrediagnóstico del TDAH muy peligroso en la actualidad.

    Reply
Julieta - Febrero 5, 2016

Hola Olga. Mi hija de 4 años es Hiperactiva, la he llevado a la pedagoga durante 1 año, paralelamente he estado estudiando sobre el tema y estoy de acuerdo, está sobre diagnosticado el TDAH. Creo que ésta hiperactividad no es más que un cambio generacional, en la época del multitasking, es evidente que no podemos, o nos cuesta, seguirles el ritmo a nuestros hijos, pero que seamos de otra época, no significa que ellos tengan algún problema, simplemente es otra era.
Hay que tener mucho cuidado con los diagnósticos prematuros del TDAH y creo que una práctica que puedo dejar y que la has planteado en el Post es ¿Se distrae con todo, o sólo con lo que NO le interesa?
Para reflexionar si el niño se debe adaptar a nosotros o nosotros a ellos.

Muchas gracias por tus post. Me ayudan Muchísimo!

Reply
Adriana - Febrero 1, 2016

Me niego a creer que mi hijo sea hiperactivo… tal vez sea por los genes del padre, él era igual. Solo puede ser una etapa, Dios quiera

Reply
Lucía - Diciembre 13, 2015

Buenas,
Conozco a varios niños diagnosticados con hiperactividad…lo considero un tema complicado y soy bastante reacia a considerar este problema tan común. Tengo un amigo psicólogo infantil que me comentó que le preocupaba el aumento tan elevado de este diagnóstico, por su parte él cree en otros métodos antes que la pastilla.
Yo tengo un bebé de 5 meses que es nervioso y no para quieto pero tanto el pediatra como yo solo vemos un niño muy cotilla y despierto. Fue prematuro, de 33 semanas y mucha gente me alarmó sobre este tema porque parece que es común la hiperactividad en prematuros.
Por mi parte creo que cada vez tenemos a los hijos más mayores u con una conciliación muy escasa y las energías nos fallan. Espero no tener que enfrentarme en un futuro a este problema pero no me gustan nada este tipo de tratamientos, por el momento optaría por trabajar más con el niño y dejarme apoyar por mi amigo, también reacio a ello.
Un saludo

Reply
ANA - Octubre 5, 2015

Hola Olga, estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios. Tengo un hijo de 5 años MUY NERVIOSO y la maestra el curso pasado me dijo que no era hiperactivo pero “casi”. Yo conozco a mi hijo y sé que cuando algo “realmente” le interesa puede pasarse dos horas sentado prestando atención (en el caso de mi hijo por extraño que parezca son los toros), cosa que no es capaz de hacer ningún niño que realmente padezca esa patología. Mi hijo también me pegaba cuando tenía una rabieta y antes de eso se autolesionaba, y lo que hice fue explicarle, una y otra vez, que esa no era manera de expresar su rabia, y que jamás iba a conseguir lo que quisiera con esos métodos. Hoy en día ya es capaz de verbalizar su frustación y ha dejado de tener rabietas.

Reply
noemi - Mayo 27, 2015

Tengo un niño de 6 años y una niña de 2. Desde los 3 años tenemos ” problemas” con niño en el cole y en general, aguantando quejas de la tutora y nosotros confundidos, perdidos y muy agobiados. Contratamos a una orientadora particular que venía a casa y nos orientaba y marcaba una serie de pautas. Le cambiamos de cole este año y ha sido horrible, un auténtico infierno. He dado miles y miles de vueltas: orientadora, director, tutora, ministerios, inspección…. Finalmente decidimos llevarlo a una psicóloga y tenemos cita también con infanto-juvenil y nos comentan después de varias sesiones que es un TDHA y que vayamos pensando la probabilidad de medicarle. Se me ha caído el mundo encima. ME NIEGO ROTUNDAMENTE a medicar a mi hijo con 6 años…….Ya, pero es que si no le médicas no va a seguir el ritmo de clase, no va a dejar de pegar cuando se frustre, no va a saber canalizar la ira y va a seguir sufriendo, que esto último a mí es lo que más me importa cuando SUFRE porque los otros niños se ríen de él, cuando no lo aceptan, cuando no se siente integrado y es incapaz de encontrar ningún niño o niña…..
Como bien ponéis, yo también era como él. ¿Es tan difícil? Nosotros les educamos lo mejor que sabemos y les ponemos en manos de los colegios para que les den una educación académica. ¿Qué pasa aquí? No entiendo absolutamente nada de nada. ¿Le tengo que dar una pastillita para que le den una educación académica, si no nada?
Estoy desesperada, confundida, rabiosa, desorientada, agobiada.

Reply
Romina - Abril 22, 2015

Querida Olga, tengo un niño de tres años que es hiperactivo.
Cabe mencionar que nació con 28 semanas y que, por desgracia, es muy común en los prematuros este déficit …
En la guardería todo bien, pero en el cole… no hay mes que la maestra no se queje de él, que se esta quedando atrás, que no hace las fichas…. total, que vuelvo llorando a casa… Por otro lado me dice que es super inteligente, en fin.
Yo soy muy estricta con él y por lo que estoy leyendo (me he leído todos los comentario) es evidente que “de casta le viene al galgo” porque mi madre me dice que yo era igual …

Reply
Laura Macondo - Abril 12, 2015

Primero daros las gracias a todas, pues vuestras experiencias me han reconfortado mucho.
Tengo un pequesaurio de 15 meses con más energía que el conejito duracell, es impulsivo y sobretodo curioso. Como primeriza, me asusta el hecho de empezar el cole y que no sea niño estándar, pero al leeros he comprendido que en el espectro de colores hay infinitos matices, que hacen a cada uno de ellos único y especial, ni mejor ni peor.
Voy a poner todo mi esfuerzo en comprender sus inquietudes y tratar de fomentar sus valiosas cualidades.
Muchas gracias, again!!!

Reply
    Olga Marín - Abril 13, 2015

    Genial, Laura, me alegro mucho de que las aportaciones de las otras mamás te hayan servido. ¡Ese es el objetivo!
    Un abrazo.

    Reply
Rosana - Abril 8, 2015

100 % de acuerdo con el comentario de Marta (26/03/2015, 15:54)
Tenemos un niño de cinco años. Ya estando en P-3 la maestra nos llamó la atención porque otros niños se ponían la bata solos (con botones) así como las zapatillas (con velcros) mientras el nuestro no. He de decir que nuestro niño es de finales de diciembre y comenzó P-3 con algo más de dos años y medio (acababa de dejar los pañales) mientras tiene compañeritos de enero que ya habían hecho los 3 años hacía tiempo…
La maestra lo consideraba inmaduro, además, desde lo emocional, algo que nosotros veíamos absolutamente normal pero, al parecer, ella no.
Ahora está en P-5 y su actual maestra está asombrada con el cambio que ha experimentado en estos dos años (evidentemente, el niño ha crecido) pero nos comenta que participa de las clases que le interesan y de las demás no, por lo que nos aconseja visitar a un especialista.
El niño tiene cero problema de conducta, cero hiperactividad, cero conflictividad con sus compañeros y educadores, cero trastorno aparente, pero hemos hecho la consulta para quedarnos tranquilos… (tal como indica Marta: ¿nosotros, padres primerizos, vamos a saber más que la maestra?)
El neurólogo le ha dado el alta en la primera visita y nos ha pedido que no volvamos a menos que traigamos un informe firmado por la maestra. La psiquiatra infantil se ha reído de la situación y nos ha dicho que está muy de moda que los maestros tengan estas reacciones cuando un niño se aburre en sus clases. En primer lugar porque no les gusta no captar la atención del niño pero no asumen su parte de responsabilidad en ello; y en segundo lugar, porque los maestros, derivando a los niños a un especialista, “se lavan las manos” (tal vez el especialista les detecte algo). De más está decir que en ningún momento la maestra nos ha emitido un informe. Eso sí, hemos hablado con los padres de al menos la mitad de la clase y, de momento, no hemos dado con un niño no derivado a un especialista (cada uno por un motivo diferente, claro está…) ¡¡Los psicólogos del barrio se deben estar forrando!!
Por último, también estoy totalmente de acuerdo con Marta con respecto a que hay cada vez más padres que indican que sus hijos tienen altas capacidades porque sus hijos se aburren en clase. La primera vez que oí esta versión por parte de una mamá ni siquiera sabía de qué me estaba hablando… ¿Altas capacidades, algo así como un superdotado? (y me lo contaba con orgullo) Un superdotado no sólo se aburre en clase, señora mamá (para eso, mi hijo). Póngale un ejercicio matemático avanzado al niño a ver si lo resuelve en cero coma y luego seguimos hablando…
Es verdad, nos encanta diagnosticar a nuestros hijos. Eso da casi más miedo que la falta de asunción de responsabilidad de los docentes y de los centros educativos.
Evidentemente, nadie nos ha hablado de medicar al niño, pero es que realmente él no tiene el perfil de los niños sobre los que otras mamás estáis hablando.
Veremos qué pasa con el tiempo.
¡¡Ánimos para todas!!

Reply
    Olga Marín - Abril 8, 2015

    Rosana,
    Increíble tu historia y estoy muy segura de que va a ayudar a un montón de mamás. Mil gracias por contribuir, y 100% de acuerdo contigo.
    Un abrazo!

    Reply
jegaru - Abril 7, 2015

No sé si alguna de las que habéis puesto los comentarios tenéis un niño/a con tdah, pero desde que mi peque tenia 8 meses empezó a denotar “su fuerte personalidad”. Desde la guardería ha tenido problemas con los compañeros, profesores, director y cualquier autoridad incluido los problemas en casa. Más que problemas por ser un niño inquieto y movido, que no me preocupa en absoluto, hemos tenido problemas de impulsividad. Mi hijo escupía, insultaba, pegaba y tiraba objetos tanto a sus profesores como a mi, su madre, desde que tenia un año. Si le decías NO, se enfadaba y tenia una de sus múltiples rabietas, probamos de todo, terapia de conducta, premios, castigos, buenas palabras, y tras 5 años, ya con 6 y medio le han diagnosticado TDHA, un neuropsiquiatra y tras empezar a fallar en primaria, tanto en matemáticas, lengua y otras asignaturas por su déficit de atención. Y si, lo estoy medicando y espero que sea algo temporal. Y sus profesores, sin saber que había empezado la medicación me han empezado a hacer anotaciones positivas en su agenda. No se levanta cada 5 minutos de la mesa, no se distrae constantemente, está más receptivo, no tiene tantas rabietas……….aparte de la medicación está haciendo terapia cognitivo-conductual. Y no, no quiero a un niño tranquilo, solo quiero que mi hijo pueda convivir de formar normal con sus amigos, compañeros, profesores y en casa ya que hasta ahora estaba señalado en el colegio, nadie lo invitaba a cumpleaños y nunca iba a excursiones por estar castigado.
No se si lo sabéis, pero el TDHA hace que el niño tenga tantos estímulos del exterior que no sabe clasificarlos, que se pierde en la resolución de problemas, que se equivoque porque no se acuerda que camino seguir.
Para mi, la decisión de medicarlo no es un plato de buen gusto, e intentaré que sea algo temporal, pero el poco tiempo que lleva me está descubriendo un mundo más normal.

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    Está bien que cada familia vaya encontrando su propio camino. Entiendo tu argumento y si a vosotros como familia os va bien, eso es lo que cuenta al fin y al cabo.
    Un abrazo!

    Reply
Mariajo - Abril 7, 2015

Hola, yo tengo un niño de dos años, muy temprano como para decir que tiene o no, pero movidito lo es. Soy de Barcelona y siendo él un bebé, por trabajo, nos vinimos a vivir a Brasil. Aquí lo inscribí en una guarderia Montessori. Todo el mundo me dice que se lo pasa en grande, y claro está, como tiene “libertad” de movimiento y de quehaceres no es lo mismo que -¡Vamos a hacer un dibujo todos!- porque así seguro que ya me estarian diciendo que es hiperactivo. Estoy más que contenta con la guardería escogida porque creo que por edad le pertoca: jugar, respetar, aprender sobre todo a ser independiente dentro de su limites, y a tener responsabilidades de su medida. Ya habrá tiempo para estudiar más adelante.
Gracias por el blog que nos ayuda a no andar tan perdidas!
Un abrazo

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    Mariajo,
    Sí, la verdad es que ese tipo de escuelitas no trabajan nunca desde el etiquetar al niño, y eso cualquier mamá lo agradece infinito.
    Un abrazo y gracias por seguirme.

    Reply
Maria - Abril 7, 2015

Hola, mi hija está diagnosticada como TDAH con predominación déficit de atención y por supuesto toma medicación… Os puedo decir que es duro tener que medicar a tu hijo cada día y pensar que deberá hacerlo toda la vida… Y es duro porque a pesar de tomar su medicación hay que luchar mucho día a día para conseguir pequeños logros. Eso en cuanto a nivel académico; si hablamos de su conducta, por supuesto no hay pastillita que sea mágica…es un continuo esfuerzo por nuestra parte.

Como bien dices en el post… Acelera su frecuencia cardíaca, se lo hemos observado últimamente y por ello hemos acudido al neurólogo alarmados, el cual nos ha derivado al cardiólogo y en eso estamos…..
Este verano nos han aconsejado que probemos a dejar la medicación y a ver qué pasa…. buff… Ojalá pueda pasar sin ella…. Para nosotros sería un gran alivio…. y si tenemos que trabajar aún más lo haremos…aunque ya os digo que hay niños y adolescentes que es difícil que estén mejor sin su medicación. Triste, pero cierto….

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    María,
    Muchas gracias por aportar aquí tu experiencia con tu hija, seguro que otras mamás pueden tomar nota. Ojalá que pueda dejar la medicación, os deseo todo lo mejor.
    Un fuerte abrazo.

    Reply
Susana - Abril 7, 2015

Pues yo estoy muy perdida.
Tengo una niña de casi 7 años que desde que entró en el colegio intentan convencerme de que la lleve a salud mental y le receten la pastilla. La verdad es que no lo hago porque me da bastante miedo. Es como una mini adolescente. Sus contestaciones, su actitud, su desidia con el mundo… además de que odia el colegio y no permite que le den órdenes. Pero por otro lado es muy cariñosa, no le gustan las injusticias y es muy sociable con los niños (no con los adultos). Me he animado a estudiar psicología ahora inspirada por ella. Ahora solo intento aprender un poco de ella (aunque a veces la estrellaría). Toda la vida he visto niños más o menos tranquilos. Tengo amigos que han sido “cafres” de niños y ahí están ahora de adultos con una vida plena. Por eso he decidido aguantar el tirón e intentar comprenderla aunque no lo consiga casi nunca.

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    Susana,
    Me pareces una mujer valiente. Desde aquí mis aplausos para ti, sabiendo que educar es tarea complicada para todas nosotras, independientemente de la clase de hijo que tengamos.
    Te envío un fuerte abrazo.

    Reply
Laura Carné - Abril 7, 2015

Es más fácil “diagnosticar y medicar” a un niño movido que prestarle la debida atención. Es contradictorio que se anime a las familias a tener hijos casi por obligación cuando la sociedad en general ha olvidado crear espacios y reservar tiempo para los más pequeños.
Desde padres y madres sobre saturados de trabajo con escasa conciliación pasando por un trazado urbano nada amigable con los cochecitos de los nenes, por no hablar del transporte público o los parques rodeados de carreteras y vías fácilmente accesibles.
En las escuelas públicas y concertadas las aulas están demasiado llenas, sobre todo en primaria con lo que muchos niños movidos no crean una buena relación con la escuela. Se aburren, se levantan y los suelen castigar y reprimir por “alborotar” al resto. Solución, “Su hijo tiene TDAH” o es hiperactivo, medicale para hacer más fácil la convivencia y evitarnos “males mayores”.
Mi hija tiene casi dos años y medio y una energía, inteligencia y fuerza que pone a prueba a todos los adultos de su entorno sin embargo no considero que sea un problema si no un síntoma de una infancia productiva.
No voy a coartar su curiosidad y sus ganas de conocer y experimentar el mundo porque me cueste diez minutos escribir este comentario al tener que explicarle que estoy haciendo o parar a buscar un lápiz y una libreta porque también quiere escribir como yo.
No voy a convertir en un muñeco a una niña sana y maravillosa que me mantiene alerta y en forma porque resulte agotadora.

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    Laura,
    Gracias por tu comentario, estoy segura de que puede servir de ayuda a otras mamás. A mí me parece que debemos ir con precaución en cuanto a medicar a un niño (y a un adulto, para el caso) por los motivos expuestos en el post, pero tampoco quiero demonizar a las mamás que han tomado esa decisión. Cada cual hace lo que le parece según la información de que dispone.
    Un abrazo.

    Reply
Raquel - Abril 7, 2015

Hola, yo tengo una niña de 9 años con déficit de atención pero sin hiperactividad: se mueve muy poco, va a su ritmo… Cuando era más pequeña que si dislexia, que si falta de madurez. La duda es cuando es la niña quien se da cuenta de que los demás aprenden y ella no, que ha estudiado y la información aprendida no se la devuelve el cerebro, que esto le ha generado una ansiedad y una baja autoestima, y estamos con una psicóloga. En fin, esto es muy difícil y nadie sabe ayudarnos porque cada uno nos dice una cosa. En cuanto a los colegios de los que hablais, imagino que será lo ideal para estos niños, pero a ver quién tiene para pagarlo. Saludos.

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    Raquel,
    Pues sí, es cierto que estos colegios son elitistas en el sentido de que son privados y cuestan un dinero que no todo el mundo puede pagar. Ojalá que los gobiernos se hicieran eco de las voces que se alzan por otro tipo de educación y permitiesen que este tipo de coles formase parte del sistema público de enseñanza. Imagino tu angustia cuando sientes que nadie te ayuda como necesitarías. Todas tenemos nuestra situación particular y la afrontamos como mejor sabemos. Te envío mucho ánimo y un fuerte abrazo.

    Reply
Alicia - Abril 7, 2015

Me ha encantado tu post. Muy bueno y sobretodo me ha consolado mucho. A mi no me han insinuado que mi hijo tenga TDAH (aunque cualquier día sí, porque cada profesional te dice una cosa), pero vamos, me sirve igual que en mi caso: te marean ¡y cómo!
Como tu hijo no vaya exactamente como la media, ya vamos mal. Se les llena la boca diciendo que cada niño lleva su ritmo, pero ¡ay de tí como no lo lleve!
Nosotros foniatras… y en todos los informes pone qie de momento no le ven nada. Pues en el cole ya nos han llamado este año 3 veces para decirnos que le valoren porque no se relaciona con los niños (tiene 3 años). No es que me quiera negar a eso de la valoración, pero jolin! Ya hemos ido a muchos médicos, decimos la verdad y no nos creen. Estan buscando como locos que se le etiquete de algo y no se el interés. Hemos llegado a pensar que les dan subvención por tener un niño con algún diagnóstico de este tipo, porque no me lo explico viendo a mi hijo. Es que le buscan ya 3 pies al gato con él. Y te pueden llegar a hacer la vida imposible.
Y lo que mas miedo me da es, ¿en qué le afecta a él todo esto en su día a día? Porque esta semana santa ha avanzado muchísimo, cosa que no ha hecho desde septiembre en el cole. Es que me da que pensar. Pero ¿cual es la opción? ¿en que colegios les dejan un poco de mas espacio y no les juzgan por ir distintos a la media?
Cada mamá quiere lo mejor para sus hijos y no lo ponen naaada fácil.

Para terminar, decir que una vez en el herbolario me dijeron que para niños que tenían (o qie les decían qie tenían) TDAH o TEA (Espectro Autista), les ina fenomenal tomar Omega 3. No es mi caso, pero me dijeron que les ayudaba aumentar mucho su concentración, ¿Esto será verdad?

Un saludo a todas las mamás y mil gracias por el post.

Reply
    Olga Marín - Abril 7, 2015

    Alicia,
    Sí que hay ya colegios en los que las cosas se hacen de modo muy diferente. Es la llamada educación libre, o alternativa, o no directiva. Si buscas centros los encontrarás. Cada vez son más numerosos. Te animo a que lo hagas y compares. En cuanto al tema del Omega 3, otra mamá ha comentado al respecto, ya que tiene su hijo diagnosticado con TDAH.
    Un abrazo!

    Reply
Andrea - Abril 6, 2015

Mi hija de casi 12 años fue diagnosticada hace 4 años, Tda de predominio Inatenta….. Diagnóstico hecho por una Neuropsiquiatra Infantil. Las pruebas son test, y la aportación de los padres y profesores. Es una niña muuuuuy tranquila, atenta a las normas, con muy muy buenas relaciones escolares. Su único “problema” es que es más lenta que los demás. Este año además le han diagnosticado Discalculia (dislexia de matemáticas).
Lo bueno del diagnóstico escrito es el PROTOCOLO que el colegio aplica: tablas de multiplicar encima de la mesa, un lugar delante de todos, evitando compañeros que distraigan, etc. Nunca la hemos medicado y no lo haremos. ¡Es el sistema lo que está mal! Pero mientras llega el cambio…. ¡Hay soluciones naturales muy efectivas! Alimentación sin azúcar que sobre excita… Omega 3…
¡Suerte a todas!

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Andrea,
    Muchas gracias también por tu aportación de primera mano, que espero sirva a otras madres.
    ¡Te envío un fuerte abrazo!

    Reply
Olga - Abril 6, 2015

Me ha encantado el post. Es maravilloso que cada vez haya más psicólogos que opinen así. Yo también lo soy y estudié básicamente terapia conductista. Desde que tuve a mi peque todo cambió y me he dado cuenta de los errores que se han cometido. Buscando cole y por mi trabajo me he dado cuenta de las barbaridades que se hacen con los peques. Muchísimas gracias por el post. Con tu permiso, comparto.

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Hola Olga, ¡colega y tocaya!
    Me alegro mucho de que te haya gustado el post. Como suele decirse, nunca es tarde si la dicha es buena. Siempre está bien replantearse, ¿verdad?
    Un abrazo.

    Reply
Bibiana - Abril 6, 2015

Buenas noches,
Me ha parecido interesante el post, pero no me ha quedado claro si existen casos en los que la medicación sea absolutamente necesaria. Tengo un primo con un niño con déficit de atención, su madre es profesora de primaria, lo han llevado a varios especialistas y al final lo están medicando y lo llevan a tutorías que temo que se corresponden con tu segundo punto. Toda la familia vimos que desde pequeño era muy movido y tenía problemas para prestar atención cuando intentabas conversar con él. Fue cuando estaba muy de moda lo de la hiperactividad, pero nunca nos atrevimos a insinuar nada más que era distraído. No sé, todo lo que pones en tu post hace pensar que se están equivocando al tratarlo. ¿Crees que sería de mal gusto por mi parte pasarles el post? Sé lo mucho que les ha costado tomar la decisión, no querría hacer más daño. Gracias.

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Buenas noches, Bibiana:
    No puedo contestar a tu pregunta, no sé qué tipo de sensibilidad tienen tus familiares, te va a tocar a ti decidirlo. Vuelve a escribirme de forma privada si te surge alguna inquietud más.
    Te envío un abrazo.

    Reply
PILAR - Abril 6, 2015

Pues yo soy madre de hijo diagnosticado de TDAH, y además trabajo para la industria farmaceútica. Así que conozco de cerca como dices los “intereses”. Pero creo que hay que puntualizar muchas cosas:
1 Los que prescriben los fármacos son los especialistas (neurólogos/psiquiatras), y es cierto que no hay un consenso en muchos casos hoy en día porque es cierto que se tiende a sobrediagnosticar pero no creo que toda la responsabilidad recaiga sobre los médicos, cada vez hay mas padres demandantes de soluciones porque quieren tener hijos que no den problemas.
Yo recomiendo que sea un equipo multidisciplinar el que nos ayude a diagnosticar saber si el niño es TDAH o no. Y para eso es imprescindible, PADRES, EDUCADORES, MÉDICOS Y PSICÓLOGOS.
Cuando acudí por primera vez al hospital el test que te dan para realizar el diagnóstico me pareció demasiado ligero como para tratar farmacológicamente a mi hijo. Ese test lo responden los padres y los educadores…y claro…¿qué es para mí que el niño sea movido..? que no me deje hacer la comida?, qué es para el educador que el niño se concentre? que a las 16 horas tengo los ojos como platos atendiendo como si fueran las 8 de la mañana. Comento esto porque creo que hay que destacar que no es el niño quien dice lo que le pasa…y nosotros, los de alrededor, podemos ser muy subjetivos. Desgraciadamente hay padres que se ven sobrepasados por lo que consideran una alta actividad de sus hijos, y también hay educadores que “recomiendan” el uso de jarabitos para que el niño se porte mejor.
Yo decidí acudir a un Centro Psicológico Especializado, dónde se le realizó a mi hijo un completo estudio, riguroso y por personas formadas para ello. Por eso mi recomendación antes de dar cualquier medicación y/o diagnóstico es acudir a un centro especializado. Yo no recibí esta atención tan personalizada en nuestro Sistema Sanitario por desgracia.
Por otro lado recordar que por el momento la medicación hasta lo que yo sé NO CURA. Sólo ayuda a controlar la sintomatología. No podría decir cuando hay que darla o cuando no porque pienso que no hay enfermedades sino enfermos. Y creo que el criterio dependerá del caso de cada niño. Por otro lado considero fundamental el apoyo psicológico como terapia, haya o no haya medicación. Otro recurso que en mi caso tampoco me ha facilitado el Sistema Sanitario Español.
Y ya por último decir…y si mi hijo sí es TDAH, …POR QUÉ EL SISTEMA EDUCATIVO aún no tiene el suficiente apoyo de la administración para que estos niños tengan facilidad de adaptación real.
Si mi hijo fuera cojo, estoy segura de que en Educación Física le pedirían acabar la carrera pero tendría apoyo para que así fuera. Nadie le señalaría con el dedo porque no corre como los demás. Tendría aliento para que no desanimara, e incluso el trayecto estaría mas adaptado a su problema.Y cuando llegara a la meta, sería todo un éxito a pesar de llegar probablemente el último.
Esto no ocurre con los niños que realmente tienen TDAH. Desgraciadamente muy a menudo sufren lo contrario, y yo también quiero criar un hijo autónomo, feliz y con la autoestima suficiente para saber que si te esfuerzas siempre puedes llegar a la meta.

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Pilar,
    Muchísimas gracias por contribuir con tu experiencia. Estoy absolutamente de acuerdo contigo en todos los puntos que mencionas. Espero que tu experiencia sirva a otras madres que nos estén leyendo.
    ¡Un fuerte abrazo!

    Reply
montse - Abril 6, 2015

Hola, Olga. Tengo un niño de 5 años al que no le interesa nada el cole. Mareada estoy de médicos porque hay que diagnosticarlo de algo, y yo muchas veces pienso que si empatizaran un poquito con los niños, los escucharan y los motivaran más los diagnósticos no se buscarían tanto. Es mi humilde opinión.

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Montse,
    De acuerdo contigo. El problema no radica solo en el sistema educativo, por supuesto. La aportación de Marina en uno de los comentarios vierte más luz sobre el tema, pero desde luego que no puede extrañarnos que a muchos niños no les interese el colegio tal y como nos lo presentan en este momento, Por suerte, hay cada vez más iniciativas que se mueven en otra dirección. ¡Un abrazo!

    Reply
Marina - Abril 6, 2015

Hola Olga, gracias por tu post. Es muy intersante y la verdad es que estoy totalmente de acuerdo que el sistema educativo no ayuda al problema de niños con hiperactividad. Lo que me gustaría aportar, como profesora, es que también influyen dos factores importantes en una hiperactividad y una desconcentración en un niño y lo tengo comprobado en clase.
1. ¿Son tus padres hiperactivos en casa? Te puedo asegurar que la gran mayoría de madres que he entrevistado en tutorías con hijos “hiperactivos” son hiperactivas ellas. Vivimos en una vida frenética y llena de ocupaciones y actividades diarias. Nuestros hijos aprenden lo que ven, y si ven que “mi madre va deprisa” pues eso mismo hacen ellos. Así que si las mamás no se calman en sus vidas, tampoco lo harán sus hijos. Mensajes tipo “date prisa” son malignos si son repetitivos.
2. La sobreestimulación de hoy en día: tele, ordenadores, tablets, móviles, etc…esto también puede a favorecer a que un niño se sienta sobrecargado y les cueste procesar tanto estímulo/excitante de golpe.

¡Muchas gracias por tus escritos!

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Marina,
    Muchísimas gracias por tu aportación, totalmente de acuerdo en los dos puntos que comentas. Me gusta escuchar el punto de vista de una profesora.

    Reply
ainhoa - Abril 6, 2015

Mi hijo mayor de 7 años se hace amigo de una mosca, se distrae un montón y lo que más me fastidia es que la profe me dice que sabe más de lo que creemos. Ya no sé qué hacer.

Reply
    Olga Marín - Abril 6, 2015

    Ainhoa,
    Bueno, pues vete observando y si tienes cualquier duda, envíame un mensaje privado. Pero a muchos niños les pasa lo mismo. ¿No será que lo que viven en la escuela no les motiva en absoluto? Este es tema para otro debate, ¡verdad?
    Un abrazo fuerte y ánimo.

    Reply
Rosa - Abril 4, 2015

Tenia el post esperando para leerlo, porque nunca tiene una tiempo de nada…
Y debo decir que muchas gracias. Porque yo no le veo nada raro a mi chico. Es de final de año y la profesora me tiene negra con la grafomotricidad, con su pérdida de atención y con que tiene que leer con 4 años…. Uffff
Quiere que lo lleve al coordinador…. Por un lado no lo veo necesario, pero por otro no sé si estaré haciendo mal.
Es difícil. Por cierto, falta de atención para lo que le interesa no tiene 😉
De nuevo, muchas gracias.

Reply
    Olga Marín - Abril 5, 2015

    Rosa,
    No creo que un niño tenga que leer con 4 años, pero bueno, cada centro educativo es un mundo y cada familia también. Yo, de entrada, no me preocuparía en absoluto.
    Un abrazo!

    Reply
Neus - Abril 3, 2015

Buenas noches a tod@s,
yo, igual que muchas de vosotras, tengo un peque de 3 años muuuy activo (de casta le viene al galgo, diría mi madre), y es que yo era de armas tomar. Hiperactiva, sí, pero de querer aprender y conocer. Y muchos de esos días en que mario está malo y su actividad se multiplica por mil, pienso en mi madre, respiro e intento sobrellevar mejor el dia. Y, aunque es agotador, prefiero verlo lleno de vida y las ganas que tiene de aprender. Viva la curiosidad!!!

Gracias Olga, hoy tu post me ha venido “como caido del cielo” 😉 y muuucha paciencia para tod@s jejeje

Reply
    Olga Marín - Abril 5, 2015

    Gracias a ti por aportar, Neus. ¡Me alegro de que las cosas vayan bien!
    Un abrazo.

    Reply
Lupe - Marzo 30, 2015

Hay un error tanto en el post como en los comentarios: el TDAH (a pesar de su nombre) no es tanto un déficit de atención como una dificultad al regularla. Es decir, uno de sus síntomas es el «hyperfocus»: una atención intensa en algo que interesa mucho (un TDAH puede estar tan metido en un libro que se le olvide comer o ir al baño). Así que el comentario de «cuando le interesa se concentra» no descarta el trastorno… Un saludo.

Reply
Carmen - Marzo 27, 2015

Hola a todas (incluyo a padres, pero como seremos mayoría las mamis…):

Mi hijo no es hiperactivo. Llegué a pensarlo, sinceramente, a través de las sensaciones de los demás. Es agotador estar con alguien y que siempre te hagan el mismo comentario: ¿es hiperactivo? Y tú con cara de nutria desnutrida contestar: pues no… sencillamente es más inquieto que tú, nada más. Y tener que aguantar esa sonrisa de medio lado y esas miradas de soslayo. En fin.

Mi hijo tiene tres años y medio. Está en el colegio. Desde el principio no hemos tenido más que quejas de su comportamiento. En enero, tras las vacaciones de Navidad, nos llamó la profesora para decirnos que había que derivar “su caso” al psicólogo. Y así ha sido. Niño marcado hasta que salga del colegio. Mamás quejándose de mi hijo. Qué cansancio. ¿El psicólogo? Bueno, la verdad es que no nos gusta “su” sistema Súper Nany. Así que lo aplicamos a medias. A medias me refiero que cada vez que vamos a la consulta nos da un dibujo divido en casillas para que el niño lo pinte del “color de su comportamiento”. Mucho rojo hay. No utilizo el maldito “rincón, silla, asiento….. de pensar”. No. Lo peor es que, de nuevo, tienes que aguantar la mirada de “cómo crees que tu hijo va a obedecer si tú eres la primera que no lo hace”.

Así que nada. Como los genes también tienen mucho que ver, toca capear el temporal con buena cara y mayor paciencia. 😉

Un fuerte abrazo a todas!

Carmen

Olga, miles de gracias por tu blog!

Reply
    Olga Marín - Marzo 27, 2015

    Carmen,
    Muchísimas gracias por tu comentario, me parece muy enriquecedor para otras mamás. Y gracias a ti por seguirme.
    Te envío un fuerte abrazo!

    Reply
Noemí - Marzo 27, 2015

Pues tienes razón en encenderte, parece mentira que nos olvidemos lo primordial, y es el hecho de que un niño tiene que ser movido, inquieto, curioso. Lo que debería preocupar es ver a un niño en la actitud contraria, eso si es para preocuparse.
Cuantas veces me habrán dicho, tu niño es un poquito hiperactivo, y te muerdes la lengua por no decir, ” y tu jili…. Además de ignorante”.
La sociedad y las escuelas marcan unos parámetros de comportamiento, totalmente contrarios a la evolución de la persona. Queremos avances intelectuales, pero para qué, si después pretenden enseñarte la O con un canuto.
Los colegios quiere borregos y el que no se hace, lo sacan del redil, diciendo tan alegremente, que no pueden hacer nada por estos niños.
Es para encenderse, sin miedo al que dirán. Total, que pueden hacer, sacarte del redil? Jejejeje.

Reply
    Olga Marín - Marzo 27, 2015

    Noemí,
    Muchas gracias por comentar, veo que el tema educativo da para mucho y suscita interés.
    Un abrazo!

    Reply
@mararsr - Marzo 27, 2015

Gracias por el post, Olga. Si te sirve de consuelo, yo también me enciendo con el sistema educativo… Entre otras cosas, porque a los 3 años no se puede pretender que un niño de enero y un niño de diciembre del mismo año tengan las mismas capacidades, el mismo desarrollo, y eso lleva muchas veces que obliguemos a los niños a hacer cosas para las que aún no están capacitados (por ejemplo, la retirada precipitada de los pañales porque en septiembre entran en el cole y no deben llevarlos, a pesar de no tener cumplidos los 3 años)… Pero bueno, resignación…

En cuanto al tema del TDAH, yo tengo un pequeño de 3 años que es un terremoto, que es nervioso hasta más no poder, que debido a esos nervios y a no estarse quieto ni durmiendo, tiene más “accidentes” de la cuenta (se cae hasta estando de pie “quieto”), al que no le interesan para nada las tareas que le mandan en el cole, sólo quiere correr y jugar… Me da la impresión a veces que no se concentra en nada, pero luego me demuestra que se concentra en lo que quiere, porque es capaz a sus 3 años y 3 meses de pasarse casi media hora jugando con sus clics y sus camiones… Antes de que empiecen realmente a exigirle académicamente tengo que encontrar la forma de motivarlo en las tareas escolares, que no le llaman nada nada la atención a día de hoy.

Saludos!!!

Reply
    Olga Marín - Marzo 27, 2015

    Mara,
    Totalmente de acuerdo contigo en lo primero. Muchísimas gracias por comentar y aportar tu visión.
    Un fuerte abrazo!

    Reply
Marta - Marzo 26, 2015

Tengo un hijo que todo lo que tiene de maravilloso lo tiene de inquieto, ahora ya estoy más tranquila porque cuanto más leo sobre el TDAH más claro tengo que ha salido movido, como yo cuando era pequeña, y que cuando algo le interesa vaya que si presta atención. Y que su manera de prestar atención a veces pasa por moverse, y no pasa nada.
Pero hace tres años la profesora nos llamó para meternos el miedo en el cuerpo, y como primerizos le hicimos caso y empezamos a ver indicios en cada cosa que hacía y que no hacía. ¿Cómo íbamos a saber más nosotros, que sólo somos sus padres, que una profesora?. A muchos profesionales se les llena la boca con el discurso de las inteligencias múltiples y lo de que cada niño tiene su propio ritmo, pero a la hora de la verdad quieren que sean dóciles y aprendan sincronizados. Y pobre del que destaque por arriba o por abajo.
También me sorprende la cantidad de madres que hablan de hijos con altas capacidades. Estudié durante 20 años y conocí a alumnos muy muy brillantes, pero creo que nunca a un “superdotado” y qué cosas que desde que soy madre conozco a más niños con altas capacidades que en toda mi vida.
¿Acaso estamos sobrediagnosticando a nuestros hijos?
Gracias Olga por el post y perdón a todos por la tabarra!

Reply
    Olga Marín - Marzo 26, 2015

    Marta,
    Mil gracias por tu aportación, muy inteligente. Sigue pasándote por aquí, por favor.
    Un abrazo!

    Reply
Cosasquesemerecenun10 - Marzo 26, 2015

Pobres niños en este mundo nuestro de locos. En el que no tenemos casi tiempo para ellos, queremos que todos vayan como corderitos según unos patrones y si no, pues hala! se les diagnostica algo e incluso se les medica desde pequeños. No quiero juzgar porque sé lo difícil que es educar a un niño y tomar las decisiones correctas. Simplemente da un poco de miedo. Leeros esta entrevista que toca el tema de la relación entre el aumento del diagnóstico de ciertas enfermedades mentales y los intereses de las industrias farmacéuticas. La verdad que una se siente desamparada totalmente al leer esto.
http://elpais.com/elpais/2015/02/20/ciencia/1424455845_703661.html

Reply
    Olga Marín - Marzo 26, 2015

    Iciar,
    Muchas gracias por dar tu visión y por aportar un artículo que puede seguir dando qué pensar. ¡Un abrazo para ti!
    (Sé que tengo pendiente un post para ti….!

    Reply
Leave a Reply: