Niños sin límites

La mayoría de mamás temen educar un hijo sin límites. Muchas me habéis hablado, medio en broma, medio en serio, de las horribles escenas que habéis visto en el  programa de TV Hermano Mayor, y no queréis que vuestro hijo termine igual cuando llegue a la adolescencia.

Así que algunas se pasan de autoritarias y ponen un millón de límites arbitrarios y sin sentido. No entienden que al "pasarse tres pueblos" con los límites pueden acabar provocando un efecto rebote, es decir, que su hijo acabe rebelándose y enfrentándose a una situación que percibe como claramente injusta.

Otras, por el contrario me reconocen que son demasiado permisivas, tal vez porque pasan muy poco tiempo con sus hijos y sienten que deben compensarles de alguna manera. O porque no saben cómo poner los límites, o qué límites poner. ¡Es confuso!

Lo que hoy te quiero contar son precisamente las consecuencias de educar a tu hijo sin límites, o con los límites muy difusos, poco claros. Y no es necesariamente que tu hijo vaya a terminar actuando como un personaje de Hermano Mayor.​

1. Si no le pones límites a tu hijo, le costará ponerse límites a sí mismo

A un niño sin límites, o difusos, le costarás desarrollar autodisciplina y autocontrol, algo importante para la escuela y la vida adulta. Cero límites, o límites difusos, le privan de esta importante habilidad.

2. El niño siempre gana, otro siempre pierde

Aprende que en las relaciones siempre va a ganar él. Eso le puede dificultar las relaciones con sus iguales, o el tener una pareja estable en el futuro. Es lo que todas tanto tememos y que se conoce como "niño malcriado".

3. Las mamás (y papás) permisivos bajan sus expectativas, y acaban resentidos con su hijo

Es cierto que muchos progenitores tienen a veces unas expectativas demasiado elevadas para la edad de su hijo. Pero si tus expectativas son realistas y siempre acabas cediendo en cosas que consideras importantes para el bienestar de tu hijo por miedo a ponerle demasiados límites, o a que tenga una rabieta con la que te cuesta enfrentarte, flaco favor le estás haciendo.

4. El niño asocia la idea de felicidad a la satisfacción de sus deseos 

Tu hijo no aprende que puede sentirse bien a pesar de no conseguir lo que quiere, que la felicidad no es sinónimo de tener todo aquello que deseo, sino independiente de si lo tengo o no. Lo que se llama bienestar interior, que no depende de si consigo o no consigo, de si tengo o no tengo.

5. Un niño sin límites es un niño desprotegido

Tu hijo necesita saber que tú estás en control, que tú le vas a proteger. Por eso un niño sin límites los buscará constantemente. Ahí es cuando muchas mamás se quejan de que su hijo "busca los límites todo el tiempo". Porque su hijo no confía en que sus padres estén en control. 

Si quieres saber cómo puedes poner límites a tu hijo, puedes leer este post. 

Y si tienes cualquier duda, pregunta o quieres compartir tus ideas, te espero en los comentarios.

Un abrazo y hasta la próxima.

Febrero 17, 2016

Click Here to Leave a Comment Below

mirian - Febrero 22, 2016

Yo siento que a veces me paso, que le pongo demasiados limites, que soy una bruja piruja! no lo se, me cuesta mucho encontrar el equilibrio, mi hijo ahora tiene 3 años y ultimamente estoy agotada, mentalmente, busca los limites, solo hace caso si nota un tono autoritario, si le explico las cosas es como si oyera llover y está todo el dia protestando por tooodo…igual es normal a su edad, pero yo sin quererlo tiendo a ser demasiado estricta y no quiero!! muchas veces me siento mal.

Tengo tu libro de dejar de gritar y castigar a tus hijos, me fue genial, pero en momentos en el que yo estoy mas sensible y el mas rebelde (por llamarlo de alguna manera) se que caigo en el enfado con demasiada facilidad, no grito pero si me enfado.

Asi que yo creo que necesito el post contrario, el de exceso de límites. Este me ha encantado, igualmente me ha ayudado mucho.

Muchas gracias

Reply
Miranda - Febrero 18, 2016

Gracias, Olga muy interesante todo lo que comentas, la verdad es que es de gran ayuda. Me es muy difícil controlar muchas situaciones con mi hijo, no encuentro la forma de encontrar el equilibrio. Necesito ayuda.

Reply
Isi - Febrero 18, 2016

Hola Olga,
Gracias por tus post, son de gran ayuda!

Respecto a éste, quería comentar el último punto. Mi hijo pequeño está constantemente buscando el límite. Nosotros, creo, somos razonables, ni pocos límites ni demasiados, pero es agotador ver como el no se rinde nunca y está constantemente retándonos de nuevo. Da la impresión de estar siempre a la espera de cuando bajamos la guardia. Y es cierto que a veces cedemos, porque, simplemente, estamos agotados.
No sé si tiene que ver pero a menudo está enfadado con el mundo, y es muy sensible. Esto hace que el día a día sea complicado.

Reply
    Olga Marín - Febrero 18, 2016

    Isi,
    Según qué edad tenga (1-2 años), que esté probando los límites es lo más normal del mundo. No dices qué edad tiene tu hijo. ¿Qué hará que tu hijo esté enfadado con el mundo?

    Reply
Ana - Febrero 18, 2016

Hola!! Me ha encantado leerte hoy, es un tema complicado, ya que nosotros también traemos una maleta cargada de castigos, la letra con sangre entra, etc y por lo menos a mi me cuesta, olvidarme de lo vivido, sé que no quiero eso para mis hijos. Pero tampoco quiero que sean unos tiranos… Así que, en esas estamos, buscando el equilibrio, y vamos por buen camino.
Me ha encantado el pto 5, somos los copilotos y vemos las curvas antes de que lleguen.
Felicidades por el blog! Te leo siempre!

Reply
Leave a Reply: