Otro de los temas importantes que hemos trabajado este año en la formación CER ha sido la importancia de educar con consciencia, y qué significa eso exactamente en el día a día con nuestros hijos. 

Si crees que educar con consciencia es ser una madre zen, no perder nunca los nervios, no cagarla jamás y bajo ninguna circunstancia, y que eso de educar con consciencia queda muy bonito sobre el papel pero en la práctica es una chorrada, te invito a que veas el vídeo de hoy. 

Ahora, toma acción. Haz el breve ejercicio que te propongo y compártelo en los comentarios de abajo.

RECURSOS MENCIONADOS EN EL VÍDEO

Formación CER (Coach especialista en educación respetuosa) 

¡Un abrazo y hasta el próximo vídeo!

18 Comentarios

  • Vanessa dice:

    Te acepto H, cuando reaccionas llorando ante algo que consideras injusto. Te acepto, cuando sacas tu ira contra otros niños o contra nosotros en momentos de debilidad para los que aún no sabes utilizar las palabras. Te acepto, cuando molestas a tus hermanos y los haces rabiar, cuando pegas a tus hermanos.
    Te acepto S, cuando te peleas con tu hermano, cuando le pegas a tu hermana. Te acepto cuando me gritas y dices palabras que suenan fatal.
    Te acepto H, cuando te pones y te quitas la ropa tres o cuatro veces al día y la dejas tirada por toda la casa. Te acepto, cuando tiras por todos lados lo que encuentras a tu alcance. Acepto que aceptar estas cosas me cuesta, pero creo que lo que más me cuesta es aceptarme a mí misma.

    Gracias por tus videos, Olga. Tan necesarios, llenos de valor para ese evolucionar.

  • Verònica dice:

    Acepto que mi hijo se encierre en sí mismo y no me cuente lo que Le pasa, acepto que mi hija no Le deje tranquilo.

  • Lorena dice:

    Acepto que me cuesta aceptar la forma en que mi hija maneja la frustración, me acepto con todas las inseguridades que surgen en mi en esos momentos. Y acepto a mi hija con todas sus cosas buenas y a pesar de estas otras pues ella es mi mayor maestra. Y sobre todo, y aunque ella se equivoque, aunque yo me equivoque siempre le dejo claro que la quiero. La quiero cuando estoy contenta, la quiero cuando estoy triste, la quiero cuando estoy enfadada, cuando estoy alegre… siempre siempre eso nunca se pone en duda.

  • Ana dice:

    Acepto que mi hijo tenga esa necesidad de ser siempre el primero en todo; acepto que su hermano pequeño tenga tanta vida interior que le distraiga tanto a la hora de hacer cualquier cosa. Acepto que ambas situaciones me irritan y que no sé gestionarlas.
    Gracias, Ana.

  • Lorena dice:

    Acepto que mi hijo mayor sea poco sociable y le cueste empatizar. Acepto que mi hijo pequeño maneje mal la frustración y que encandile a cualquiera aunque sea con mentiras (o sus medias verdades). Acepto que a ambos les guste demasiado la tablet.

  • Patricia dice:

    Acepto que mis hijas tiendan mucho al lloro, que sean muy sensibles y que no sepan aún bien gestionar la frustración. Les haré ver que las acepto siendo más tolerante cuando lo hagan. Buenísimo el vídeo!
    Gracias

  • Ana dice:

    Acepto que mis hijos se tiene mucha envidia y se peleen por todo, que no siempre saben resolver conflictos hablando sino pegándose. Acepto que los hermanos no se tienen que gustar. Y acepto que me cuesta mucho aceptarlo.

    ¡Fantástico video, Olga!

  • Marisa dice:

    Acepto a mis hijas como son, diferentes entre ellas y distintas a mí. Acepto que le de miedo montar en bici, que llegue en plena noche a mi cama o que la mayor tenga inquietudes distintas mi. Espero que también ellas me acepten ?

  • Beatriz dice:

    Acepto a mi hija tal y como es, porque ella me hace de espejo constantemente, con su rabia, agresividad y gritos, la acepto.
    Acepto esa parte de mi que nunca he aceptado y que cada día me intento trabajar para sanarme y poder sanar a mis hijos

  • Angélica dice:

    Acepto que mi hija no le gustan las mismas cosas que a mi. Acepto que sus expectativas y las mias no son las mismas. Acepto que sus niveles de exigencia son diferentes a los míos. Acepto que somos personas diferentes.
    Gracias Olga.

  • Cristina dice:

    Acepto que a mi hijo mayor no le gusta compartir, acepto que cuando algo le frustra o no sucede como él se había imaginado no sabe manejar esa frustración y lo muestra con rabietas y fastidiando a su hermano pequeño. Acepto que hay muchas cosas que tengo que aceptar y que en muchas ocasiones no sé ni por dónde empezar. Acepto que me saca de quicio en muchas ocasiones.

    Un vídeo de gran ayuda.
    Saludos
    Cristina

  • Almudena dice:

    Acepto que mi hijo llama mi atención provocando con palabras y frases fuertes, retando y desobedeciendo. Acepto que le cuesta controlarse cuando se enfada y aún se le escapan las manos. Acepto mi desazón cuando lo veo y otros adultos se escandalizan.
    Puedo hacerle saber que le acepto con palabras, con respeto, con ESCUCHA.

  • Nagore dice:

    Acepto que a mi hija no le gustan las despedidas, que le cueste socializarse un rato ante personas que ya conoce y necesita su tiempo hasta que ya se introduce en el grupo. Acepto que no le gusta que se hagan bromas de los miembros de su familia. Acepto que hay muchisimas otras cosas que no consigo aceptar o que no acepto de mi misma. Gracias por tu trabajo!

Responder

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies