¿Cómo fomento la resiliencia en mi hijo?

La resiliencia es la capacidad de afrontar las dificultades de la vida. Es la habilidad de adaptarse a los cambios y las dificultades. Es florecer en la vida, a pesar de nuestras circunstancias. Si tu hijo tiene resiliencia será más capaz de afrontar mejor sus problemas, se sentirá más feliz y más realizado. Tendrá menos posibilidades de desarrollar problemas emocionales, como ansiedad o mala tolerancia a la frustración.

Pero la resiliencia no es algo que tu hijo tenga o no tenga, sino que puedes ayudarle a desarrollarla. No puedes protegerle de las adversidades de la vida, pero si le ayudas a ser más resiliente le estarás dando las herramientas que necesita para enfrentarse a los problemas y la incertidumbre de la vida.

¿Cómo puedes fomentar la resiliencia? Te doy algunas ideas.

La resiliencia que desarrolle tu hijo procede de tres fuentes principales: su entorno (su comunidad), su familia y sus recursos internos. De forma específica, las tres cosas que ayudarán a tu hijo a afrontar mejor las dificultades de su vida son:

  • Relaciones. La capacidad de tu hijo para mantener relaciones positivas con otros niños y con adultos significativos.
  • Iniciativa: La capacidad de tu hijo para actuar de forma que satisfaga sus necesidades.
  • Autorregulación: La capacidad de tu hijo de expresar sus emociones y gestionar su comportamiento de forma sana.

Las ideas que te doy a continuación se centran en que fortalezca estos tres elementos. Y todo esto lo puedes impulsar tú.

Ideas para fomentar la resiliencia de tu hijo de 0-3 años

  1. Aprovecha las rutinas (comidas, baño, siesta) para compartir sonrisas, cuentos, historias. Estas interacciones son una manera de que tu hijo y tú sigáis construyendo lazos fuertes, la base de sus relaciones futuras.
  2. Responde a los intentos de tu hijo de comunicarse contigo mediante expresiones faciales, gestos, palabras. Imita sus sonidos y expresiones. Tus respuestas le ayudan a aprender a valorarse a sí mismo y a los demás.
  3. Dale muchas oportunidades de explorar y déjale que elija a lo que le interesa jugar. Aprender a tomar buenas decisiones es una habilidad que los niños usarán el resto de sus vidas.
  4. Proporciona materiales que capten su imaginación. Jugar con una variedad de materiales estimula el cerebro. Prueba con cosas como: cacerolas y sartenes y cucharas de madera para hacer música, boles de plástico para apilar, fulares para bailar o para jugar al escondite…
  5. Ayúdale a entender y poner nombre a las emociones que ambos tenéis. A medida que vaya creciendo, podrá decirte cuando quiere jugar, cuando está cansado o tiene sueño, cuando quiere que le abraces.

Ideas para fomentar la resiliencia de tu hijo de 3-6 años

  1. Implícate en su juego. Demostrar que te importa lo que le interesa le ayuda a construir su confianza.
  2. Deja que tu hijo te enseñe a hacer algo. A esta edad, a los niños les encanta estar al mando. Deja que te explique qué hacer y que te muestre cómo hacerlo. Esto le ayuda a practicar su iniciativa.
  3. Permite que haga tareas domésticas sencillas. Puede ayudarte a poner la mesa, hacer la cama, poner una lavadora… Asegúrate de que pueda hacerla de forma que sienta que realmente está ayudando.
  4. Ayúdale a tranquilizarse cuando se sienta frustrado. Por ejemplo, contar hasta 10, respirar hondo, enseñarle a decir: «Esto me está costando. ¿Puedes ayudarme?» 
  5. Habla de ello, pero después de la tormenta. Cuando tu hijo tiene una rabieta no puedes razonar con él. Debes esperar a que se calme de forma que le ayudes a entender qué ha pasado y qué puede hacer diferente la próxima vez.
  6. Mucho contacto físico.  El contacto físico amoroso y seguro te ayuda a construir una relación sólida con tu hijo. Abraza, besa y toca a tu hijo durante el día. Si a tu hijo no le gustan los abrazos, busca otra manera de conectar (choca esos cinco, una sonrisa, una palmadita en la espalda…).
  7. Ayuda a tu hijo a hacer y mantener amigos. Los niños no siempre saben jugar con los demás de forma amable. Sugiere cosas y palabras que puede usar: «¿Me lo prestas? ¿Quieres jugar conmigo? ¿Puedo subirme yo ahora?».

Ideas para fomentar la resiliencia de tu hijo de 6-12 años

  1. Ayuda a tu hijo a identificar sus fortalezas. Cuanto más consciente sea tu hijo de sus puntos fuertes, más confianza en sí mismo.
  2. Observa a tu hijo en situaciones sociales y respeta su nivel de comodidad; no todos los niños quieren ser el alma de la fiesta. No le obligues a salir de su zona de confort. Respeta su individualidad.
  3. Habla con tu hijo del acoso escolar, de lo que significa maltratar y sentirse maltratado por otros. Enséñale maneras de defenderse sin recurrir a la agresión.
  4. Implícate en sus intereses. Mostrar tu interés en sus cosas le ayuda a desarrollar autoconfianza.
  5. Ayuda a tu hijo a hacer y mantener amigos. Sugiere cosas y palabras que puede usar para conectar con otros niños.
  6. Habla con tu hijo sobre las cosas que le cuestan más. Es más probable que si se siente apoyado por un adulto le cueste menos persistir en una tarea complicada. «¿Qué te ayudaría? ¿Qué necesitas?»
  7. Ayuda a tu hijo a aprender de sus errores, en lugar de mostrar enfado y decepción. Que el error se convierta en una experiencia de aprendizaje.
  8. Ayuda a tu hijo a cuidar y honrar su cuerpo.
  9. Permite que haga tareas domésticas apropiadas a su edad. A los niños les encanta sentirse independientes y ver que de verdad están ayudando en algo.
  10. Explorad juntos lugares nuevos. Planificar eventos compartidos ayuda a desarrollar el optimismo.

Ahora te toca a ti. ¿Te ha ayudado en algo este artículo? ¿Dudas o preguntas? ¿Quieres compartir tu experiencia? Te espero en los comentarios.

Un cálido abrazo y hasta la próxima.

i_firma_olga.png

Click Here to Leave a Comment Below

Maite Lozano - 11 marzo, 2016

Me ha gustado muvho el artículo, pero se me ha quedado corto, agradecería algo para hacer con adolescentes ???? Gracias.

Reply
Ana Márquez - 23 septiembre, 2015

Gracias por esta guía. La verdad que a veces pensamos que no somos capaces de ayudarles, y al leer estas pautas te das cuenta de que muchas de ellas ya las trabajas de manera inconsciente. Muchas veces estamos en el camino correcto sin saberlo.
Un abrazo

Reply
Pilar - 31 julio, 2014

Resiliencia…llevo muchos años ayudando a mis hijos a afrontar lo malo, creándoles autoestima, apoyándolos en sus decisiones, etc…y hoy he encontrado la palabra: Resiliencia¡ me ha encantado…gracias…

Reply
Alejandra - 16 junio, 2014

Buenas noches,
Mi hija cumplirá 4 años el próximo mes. Es una niña social, sociable y creo (deseo, espero…) que feliz…pero en el colegio de pronto dejó de jugar con sus compañeros de clase porque dice que «le pueden hacer daño» por lo que pasa el rato del recreo buscando la compañía de las maestras.
Imagino que en alguna ocasión sí habrá recibido algún golpe o empujón de alguno de sus compañeros o compañeras…Seguro que me falta mucha información porque no la veo cuando está en «el cole» pero me gustaría saber cómo podemos superar esa barrera que ha aparecido entre ella y las relaciones dentro del colegio. Fuera, estupendamente, como siempre.
No tengo más interés en el colegio que el que ell socialice y si no lo hace, no encuentro necesidad de seguir llevándola pero cuando pasa unos días sin ir, noto que necesita relacionarse con niños y niñas de su edad…
Gracias, gracias.

Reply
Nuria - 5 mayo, 2014

Qué bueno, qué interesante.
Siempre es lindo aprender, sobre todo cuando se expresa así de fácil y sencillo información tan importante y valiosa.

Reply
sonia - 5 mayo, 2014

¡Simplemente genial el artículo! me parece muy interesante el tema porque creo que todas las madres lo que queremos es que nuestro hijo SEA FELIZ y una parte importantisima de la felicidad es afrontar los momentos más dificiles, con serenidad, y dándole la vuelta a la tortilla: sacar provecho de lo malo y al mal tiempo buena cara.
Voy a poner en práctica todos tus consejos!!! Mil Gracias!

Reply
Elena - 5 mayo, 2014

Me ha encantado el artículo! Gracias!

Reply
Leave a Reply: